La imaginación, este espacio mental, es el único acceso que puede sustituirse al sitio físico para terminar con el historicismo y el museo tradicional, para abrirse a la transición y mirar el (nuevo) tiempo del arte.
Visitaremos desde nuestro ultimo confinamiento, cada semana, una sola obra, un único artista y nos quedaremos ahí. Aprenderemos a sentarnos en frente de la obra, posarnos, invocar nuestra capacidad creadora. Comparar la obra, leerla, escucharla.
Soñar con ella, imaginar su espacio, su tiempo, su contexto, su concepto, y olvidarse de todo para imaginarla, nuevamente.
Cy Twombly, Piero della Francesca, Christian Boltansky, Albrecht Durero, Picasso, Velazquez, Judy Chicago, Vermeer, Barnett Newman, Palma Il Vecchio, Edward Hopper, Billy Viola, etc….